PRÁCTICAS PROFESIONALIZANTES




Las Prácticas Profesionalizantes en Informática han sido diseñadas para que los alumnos de séptimo año puedan afianzar y desarrollar capacidades complementarias a los saberes acumulados, basadas en la experiencia que aporta la interrelación con otras organizaciones, ya sean estas empresas, organizaciones sin fines de lucro, de la sociedad civil o entidades educativas con las que nuestra institución colabora.

Las prácticas en otras entidades son complementadas dentro de la escuela con actividades que permitan a los alumnos identificar y reflexionar sobre sus propias capacidades, favorecer la acumulación de saberes, de experiencia y aumentar la capacidad de innovación (transformar su propia práctica en el arte de innovar), trabajando en la institución, dentro de la escuela para la institución y dentro de la escuela para la sociedad. En éste sentido se desarrollan acciones que construyen conocimiento, desarrollan competencias y proporcionan un andamiaje para poner en valor y consolidar capacidades y habilidades que implican el pensar y actuar con en grupos interdisciplinarios, en situaciones y contextos diversos.

Los alumnos, en el marco de las prácticas profesionalizantes, realizan actividades enmarcadas en tres modalidades bien diferenciadas y que cada una aporta un expertise específico en la formación del alumno de séptimo año. Las modalidades que desarrollamos son: soporte técnico a redes, desarrollo web y tareas desarrollo/testing en empresas.
Estas modalidades permiten a los alumnos, al transitar por cada uno de ellas, desarrollar capacidades distintas, tales como el contacto con alumnos de otras escuelas, dando soporte al Plan Conectar Igualdad, habilidades de desarrollo en modo virtual, y habilidades de desarrollo en modo presencial, con incorporación al ámbito laboral y la dinámica propia de una empresa. Desde el año 2013, nuestros alumnos que egresan de séptimo año de informática realizan más de 200 horas de Prácticas Profesionalizantes en distintas entidades de la ciudad. Para ello, la Escuela Técnica N° 5 ha formalizado acuerdos con más de 20 escuelas secundarias, ONGs y alrededor de una decena de empresas de desarrollo de software que crecen y se desarrollan en el entorno productivo local. Algunas de ellas, debido al excelente desempeño de nuestros alumnos, una vez finalizadas las clases ofrecen continuar la relación profesional a través de un contrato laboral, lo cual implica una oportunidad única para nuestros egresados.